Ayudas para la Accesibilidad de las Viviendas

Con el envejecimiento progresivo de la población, la accesibilidad de las viviendas ha dejado de ser una cuestión que preocupaba a unos pocos, para convertirse en un problema universal que afecta a gran parte de la población.

Solamente en España, unas 100 000 personas no salen nunca de sus casas al no disponer de una vivienda accesible. Y por el mismo motivo, aproximadamente 1 800 000 ciudadanos precisan de la ayuda de otras personas para poder entrar o salir de sus casas.

Viviendas accesibles en España

El índice de accesibilidad universal de los edificios destinados a viviendas es de tan solo el 0,6 % en nuestro país. Esto significa que únicamente ese porcentaje de viviendas es totalmente accesible para personas con movilidad reducida, en todos y cada uno de sus accesos y dependencias.

Este último dato implica que en casi dos millones de hogares, las familias con miembros físicamente discapacitados se encuentran con algún tipo de problema a la hora de acceder al edificio, o de utilizar las instalaciones comunitarias del inmueble.

Ayudas públicas para la accesibilidad

En España, las ayudas para convertir una vivienda en accesible se articulan normalmente mediante el mecanismo de subvención directa, cubriendo la subvención un porcentaje no superior al 50 % del total de la inversión. En ocasiones, estas medidas se complementan con la concesión de préstamos al 0 % de interés para financiar la realización de las reformas necesarias.

Los afectados consideran que no es suficiente, y están reclamando a la Administración que se articulen otros tipos de medidas adicionales, como puedan ser las deducciones fiscales, con el objetivo de impulsar definitivamente la realización de obras destinadas a mejorar la accesibilidad de sus viviendas.

Cómo acceder a estas ayudas

Además de los incentivos estatales, algunos ayuntamientos y comunidades autónomas ofrecen la posibilidad de acceder a este tipo de ayudas, bien de forma permanente, bien mediante convocatorias ocasionales. Por lo tanto, el primer paso es informarse en las tres administraciones de la posible existencia de ayudas a la accesibilidad.

Otra opción más sencilla e interesante para saber si en nuestro lugar de residencia existe algún tipo de ayuda a la que podamos optar, es ponerse en contacto con la Fundación Mutua de Propietarios. Esta institución sin ánimo de lucro, y de ámbito nacional, ha sido creada con el objetivo explícito de mejorar la accesibilidad a la vivienda y a su entorno de las personas con movilidad reducida.

En la fundación te informarán de forma gratuita de cualquier ayuda a la que puedas optar, y te ayudarán a realizar las gestiones y trámites administrativos necesarios para que finalmente puedas beneficiarte de ellas.

¿Por qué hacer accesible tu vivienda ya?

Aunque hoy por hoy no tengas ningún problema de accesibilidad, existe la posibilidad de que se te presente de forma repentina. Una simple caída fortuita puede causar movilidad reducida de carácter pasajero o permanente. Sin contar con que los años pasan de forma inevitable, y antes o después aparecerán los trastornos físicos propios del envejecimiento.

Así que no deberías esperar a tener el problema, lo lógico es actuar cuanto antes. Infórmate y convierte tu hogar en un lugar 100 % accesible, por tu bien y por el de tu familia.

Leave a Reply